Publicado Elo Feda de Mayo
La Fide publica el Elo de Mayo

jueves, 31 de diciembre de 2015

Cuento Ajedrecístico de Navidad

En estas fechas tan señaladas es imprescindible que al hablar de la historia del ajedrez no cometamos un Craso Error y nos dediquemos por tanto a contar un cuento sustancioso lleno de leyendas y diversas pruebas científicas que en algún momento darán su fruto y la historia se podría reescribir.

Han leído Craso Error y en seguida han entendido lo que se pretende decir con esta expresión, pero quizá desconozcan ustedes el origen de esta frase tan utilizada y ciertamente legada por orígenes históricos de tiempos gloriosos del fabulosoImperio Romano, tiempos en los que ya nadie afirma que conocieron el ajedrez…un dato curioso que sí se creía en el siglo XIX, pero a día de hoy va a ser que no lo conocían ¿O sí?, ya veremos que cuento navideño contamos para mantener estas dudas…, pero comencemos con el origen de la expresión Craso Error para entrar con una buena apertura ajedrecística y navideña.


MarcoLicinio Craso era muchas cosas, pero la más destacada de todas es que era terriblemente poderoso, rico y ambicioso para la gloriosa época que le tocó vivir en una Roma ansiosa de expansión y crecimiento. Este General ambicionaba derrotar a los partos para ampliar su poder pero su ambición y quizá poca sensatez le hizo cometer un grave y caro error, perdió a todas sus tropas, a su hijo y también perdió lo más importante, su propia vida. Craso Error es la forma que tiene el pueblo en su sabiduría de tener presente siempre su pasado y por ello que aún en nuestros días y con más de 2000 años de antigüedad sigamos usando esta expresión.



En Carrhae lo que hoy sería Harrán de Turquía murieron cerca de 20.000 legionarios, 6.000 consiguieron regresar a Siria comandados en la retirada por Casio Longino, curiosamente este Casio es uno de los que con otros asesinarían a Cesar, que murió apuñalado por muchos de los que él creía eran amigos, aunque todos piensan que sólo fue Bruto el asesino, pero eso es otra historia.



Para las cuentas de Plutarco y Plinio el viejo, estas no les salen muy bien y hay una legión desaparecida en la que no están contabilizados sus hombres ni dentro de los que sobrevivieron ni en los que allí dejaron sus vidas o simplemente entre los numerosos que cambiaron de bando para luchar junto a los partos ¿Entonces qué fue lo que pasó con esta Legión Perdida?

Era pues el año 53 a.c. hasta aquí todo lo contado no es cuento ni leyenda, pero ahora que estamos en navidad surge el momento de usar la imaginación y volar de la mano de Li Jien que nos habla con claridad en su hipótesis de las pruebas que existen sobre la legión perdida de Craso en tierras chinas, en la época de la dinastía Han, que pueden ser verdad o no, pero que sin duda marcan un cuento de navidad que hoy comparto con ustedes.



Aquella noche del año 36 a.c. unos soldados misteriosos dieron la victoria al General Yanshoy que gobernaba ese territorio chino en aquellos días y tras numerosas fiestas había llegado el momento de las recompensas y Yanshoy procedía a realizar un regalo especial a  un joven y aguerrido hombre rubio con ojos azules que en la batalla había mostrado gran talento y unas formaciones de batalla en forma de tortuga inolvidables e invencibles.


Procedió Yanshoy a regalarle un tablero con unas figuras para jugar a un juego de batallas y conquistas, a este general romano le vino enseguida recuerdos de su niñez cuando jugaba al Petteia y rápidamente aprendió todas la reglas del juego que su amigo le enseñaba, y entre partida y partida compartieron lo mejor de sus culturas, las estrategias en el arte de la guerra y sobre todo en el juego que muchos de ustedes usando su imaginación podrían deducir que era algo muy similar al ajedrez de hoy en día.



El general Yanshoy entabló una gran amistad con estos soldados misteriosos que cubrían sus cuerpos en la batalla con una especie de armadura y realizaban formaciones que llamaban tortuga por la que todo el pelotón quedaba protegido de los lances del enemigo, así que decidió realizar un último regalo de agradecimiento por los servicios prestados en la lucha contra sus enemigos, la ciudad de Liqian sería para ellos y la gobernarían sin pagar impuestos con la condición que sirviera como lugar estratégico de protección de la gran muralla.



Y este cuento de navidad en el que los romanos y los chinos jugaron al ajedrez termina aquí si ustedes sólo han usado la imaginación mientras nos leía, pero lo cierto es que hay más y todo lo que ahora les cuento es muy real:

Estudios y excavaciones arqueológicas en la zona de la Ruta de la Seda están fundamentadas en el cuento que antes les narré y la propia universidad de Lanzhou en Gansu están invirtiendo en esto muchos recursos económicos y humanos ya que sus investigaciones les da la esperanza de descubrir evidencias que hagan reescribir la historia y además confirmar que la legión perdida fue encontrada.

También existen estudios de ADN en el que el origen europeo de los habitantes de Liqian es claramente sospechoso por la cantidad de hombres y mujeres con cabellos rubios, ojos verdes y azules y narices prominentes, posiblemente la herencia genética que demostraría que Liqian fue romana en sus orígenes.


No todos apoyan estas hipótesis del paradero de la legión perdida, la universidad de Siena tiene un elenco de antropólogos que afirman que sin encontrar pruebas físicas de las armas y el dinero que posiblemente usarían aquellos romanos en Liqian todo son leyendas y permanecen escépticos ante cualquier cuento chino.

Ustedes ya que hoy estamos en navidad y son fechas que nos invitan a soñar se pueden quedar con la cruda realidad que aún no ha confirmado nada de lo contado y de la que se ha idealizado tanto que ValerioMassimo nos hizo soñar con el Imperio de los Dragones en su famosa novela que juega con el destino de una legión que se perdió.



El día que la historia se reescriba con nuevos descubrimientos nos hará reflexionar de que aunque los orígenes del ajedrez en Europa los tengamos muy claros, alguna  vez el ajedrez sí que pudo estar presente dónde menos se le esperaba.

Feliz Navidad y que cuentos como el de hoy nos permitan a todos seguir soñando y exprimir nuestra imaginación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que cuento mas interesante

Anónimo dijo...

que c hhulo

Anónimo dijo...

chulo