Dubov iguala la contienda con Nakamura en la segunda jornada final del Lindores Abbey.

martes, 10 de marzo de 2020

Empate contra Conteneo. Ascienden San Viator y Abadiño

El sábado se disputó en el Polideportivo de la Benedicta de Sestao la ronda final de la Liga Vasca. Nosotros dependíamos matemáticamente de nosotros mismos para subir, aunque, para ello, debíamos de obtener 3,5 puntos ante Conteneo, un equipo de la parte alta de la clasificación, así que la misión no era sencilla. Más aún cuando, para tan improbable gesta, no contábamos con Jesús, en tierras malagueñas por cosas de la FEDA. Así que desplazamos a Javier, Aurelio, Txemi y Pedro. Un equipo más que apañado. Enfrente, Carlos Varas, Johnny Sadusea, Santiago Sanz y Miguel Angel Ontiveros, su equipo habitual. En el a priori, su media era superior a la nuestra, de manera que goleadas, las justas. Aunque, una vez, en juego, las partidas no se veían mal, en absoluto. Seguramente lo podrían atestiguar los jugadores y acompañantes de San Viator y Abadiño, que visitaban con frecuencia nuestra mesa, un buen paseíto desde la suya, en busca de señales sobre cómo podría finalizar nuestra contienda. Normal.
A media tarde, las posiciones, en general, no pintaban mal. Javier apretaba al veterano Varas, Aurelio parecía tener cierta iniciativa en el flanco de dama y Pedro había incrustado un caballo en la posición contraria, apoyado por una consolidada cadena de peones. La de Txemi parecía más igualada con muchas piezas y peones en el tablero, aunque sin contacto directo entre ambos bandos y todo por jugar. Muy incierto. El conjunto del encuentro apuntaba hacia una victoria, aunque sin ser determinante. La sensación se acrecentó cuando Javier transformó su ventaja posicional en material y Pedro también obtuvo alguna ventajilla.
Mientras tanto en el encuentro entre San Viator y Abadiño todas las partidas se presentaban muy interesantes y con bastante tensión. Así que una tarde apasionante y con kilómetros por delante y no lo digo en sentido metafórico, ya que la distancia entre las mesas obligaba al paseo, lo que queda confirmado por el podómetro. Las buenas perspectivas empezaron a truncarse cuando ante la presión de Aurelio, Johnny le complicó las cosas tácticamente en el otro flanco, especialidad en la que el venezolano se mueve con soltura. Aurelio, con poco tiempo en el reloj, se dejó complicar y la partida finalizó de forma bastante abrupta.

La pérdida del punto provocó el lógico revuelo en la mesa opuesta, ya que nosotros ya no dependíamos de nosotros mismos. Llegó a haber algún ofrecimiento de tablas, pero todas continuaron en juego. Pero, para nosotros, la tarde se tenía que complicar aún más. Carlos Varas tiró de veteranía y consiguió liar a Javier en un final que creo que estuvo ganado, pero en la que, tras lucha, se firmaron las tablas. De manera similar, Pedro también llegó a tener una posición más que favorable, pero el final se escurrió e, incluso, en algún momento, llegamos a temer lo peor. Pero la cosa también terminó en tablas. Quedaba en juego la partida de Txemi, en ese momento muy complicada, de manera que las posibilidades de ascenso se esfumaban...salvo que, en el San Viator - Abadiño, todas las partidas se volvieron extremadamente complicadas y alguna diría incluso que violenta y, en la mayoría de ellas, con serios apuros en el reloj. De vuelta a nuestra mesa, Txemi consiguió dar cerco al rey rival y, así, conseguir un empate, lejos de lo que aparentaba el encuentro a media tarde, pero mejor de lo que pudo ser. En ese momento, con las 4 partidas en juego del San Viator - Abadiño los resultados extremos, favorables para cualquiera de ellos, nos podían clasificar y cuanto más próximo fuera al empate, los clasificaba a ambos. Los ocho jugadores se afanaron en sus partidas, hasta la extenuación, con relojes a punto de vencerse, si bien el resultado final no fue favorable a nuestros intereses, sino que sucumbió a la lógica de las probabilidades y San Viator se apuntó el encuentro por la mínima, con victoria de Astasio y tres tablas. No cabe sino felicitar a los jugadores por emplearse con decisión y los clubes por un ascenso que, sin duda han merecido. A nosotros nos cabe el consuelo de haber finalizado el Torneo invictos. De hecho, si el Campeonato se hubiera dirimido por puntos de encuentro en lugar de puntos por tablero, hubiéramos finalizado en primer lugar. Pero esa sería otra historia: ya conocíamos el sistema de clasificación al iniciar el Torneo. 
Cortesía de Gerardo Fernández/AjedrezVasco
El resto de los encuentros estuvo más relacionado con el descenso que con los primeros puestos, algo normal ya que son cuatro los equipos que descienden en esta categoría. Un aspecto que condicionó un tanto los resultados es que algunos equipos llevaron alineaciones no demasiado habituales, posiblemente porque ya no se jugaban mucho o, sencillamente, porque les resultó difícil reclutar jugadores para esta última ronda. En cualquier caso, los resultados fueron muy amplios, más de lo que suele ser habitual en la categoría, y el gran esfuerzo de algunos no se vio recompensado con poder mantenerse, dadas estas circunstancias. Así, Zuri-Baltza se impuso 3-1 a Gros, que terminó cuarto en la clasificación. Y Portugalete endosó un 4-0 a Santa Ana. Sin embargo, ambas victorias resultaron estériles ante el 3,5-0,5 de Urnieta a Orvina. Todos los resultados, por tableros, están en este enlace. La clasificación final quedó así:
Cortesía de Gerardo Fernández/AjedrezVasco

No hay comentarios: