Huerga se impone en Nájera, con extraordinarios resultados de los nuestros.
Shirov gana en Utebo, con Huerga, segundo.

domingo, 27 de mayo de 2018

Recuerdos...

Ojeando (NB: Siempre he albergado la misma duda. Echar un vistazo a algo, presuntamente impreso, lo he visto escrito con y sin h. En principio, "sin hache" hace referencia a echar un ojo a algo..., mientras que con h, parece hacer referencia a "pasar hojas", pero, en muchos contextos, son casi intercambiables, por mucho que la RAE se esfuerce en diferenciarlos...claro que, ahora, hojear no tiene porqué hacer referencia necesariamente a hojas impresas, echar un vistazo a páginas web puede ser, también, hojear?.... ) la siempre interesantísima web de AjedrezVasco (¡cuanto le debemos a Gerardo!) descubro una web que no conocía: Xakea Euskaraz 2.0, dedicado, supongo, a la promoción de materiales relacionados con el ajedrez en euskera. Pero no es esto lo que me ocupa, sino que el enlace que se muestra es un vídeo de Youtube sobre la variante Ulvestad (!). 
No atino a adivinar porque en una página, al parecer dedicada a cuestiones más bien didácticas, se han ocupado, precisamente de esta variante que es un poco oddity (!).
Inmediatamente, me vino a la cabeza la desafortunadamente desaparecida url de Kenilworthian: una de las mayores pérdidas recientes de blogs de ajedrez a nivel mundial. 
Michael Goeller tenía su particular interés en el Gambito Urusov (1. e4, e5; 2. Ac4, Cf6; 3. d4), al que le dedicó infinidad de análisis (y muy acertados!), que, hay que reconocerlo, tiene su público.
Lo de la Variante Ulvestad es más...evanescente, creo. 
La variante se caracteriza por la secuencia 1. e4 e5; 2. Cf3 Cc6; 3. Ac4 Cf6; 4. Cg5 d5; 5. exd5 b5 (con idea, entre otras, de evitar el Fegatello) Un tanto salvaje, aunque sin llegar al Traxler: 1. e4 e5; 2. Cf3 Cc6; 3. Ac4 Cf6; 4. Cg5, Ac5 😎 
El nombre de la variante se debe a Olaf Ivan Ulvestad. Inútil que busquéis su nombre en la wikipedia (sólo un puñado de noruegos relacionados, en su mayoría, con el fútbol).
Ulvestad fue un interesante jugador norteamericano (de origen noruego, claro) que llegó a estar entre los mejores 100 jugadores del mundo, y cuya información sobre su primera etapa en los Estados Unidos, puede ser consultada en este enlace.
Años más tarde, Ulvestad se desplazó a Europa y fijó su residencia, al menos durante algún tiempo, en Cataluña, donde jugó tanto Torneos Abiertos, como por Equipos y realizó muchas exhibiciones (simultáneas). 
El ajedrez de aquellos tiempos era algo distinto del actual (no me refiero a las reglas, aunque cambian más rápidamente de lo que creemos), sino en la facilidad de desplazarse y disputar Torneos y en la organización y freceuncia de torneos para jóvenes.
Así que recuerdo que con 17 años, otro amigo y yo, ambos con una gran afición (como diría Jesús), invertimos todos nuestros ahorros en ir a jugar, en uno de esos trenes que tardaba diecitantas horas, el Torneo Internacional de Calella, uno de los grandes torneos nacionales de aquellos tiempos, y conocimos en persona a muchos jugadores de los que solo conocíamos por las revistas de la época (y no, no existía Internet). 
Tras perder una primera ronda con un maestro yugoslavo (no recuerod si aún era GM), quien me colocó un premio de belleza, y recuperar la segunda ante un fuerte jugador catalán, la Rd3 me emparejó con Ulvestad. Entonces no había bases de datos ni motores de análisis y, para mi sonrojo, tengo que confesar que desconocía todo de mi ilustre adversario. El, debía de tener ya unos 67 años y creo recordar que firmaba como Jan Ulvestad. Jugamos una partida vibrante en la que pensé tener las mejores opciones en algún momento, aunque terminé perdiendo. Recuerdo un animado post-morten, de esos que existían cuando no dejábamos los deberes para nuestros amigos de silicio. Y, en particular, un momento del mismo cuando yo, durante la partida, creía estar mejor y me sorprendió con una jugada inesperada. En el análisis, cuando él repitió su jugada durante la partida, acompañó su movimiento con una frase en perfecto castellano, pero con un inconfundible acento norteamericano: "chico listo, siempre tiene recursos".
Es lo primero que ha venido a mi mente cuando he visto el vídeo de Youtube.
Por cierto, hay más información de su etapa española en este otro enlace.

No hay comentarios: