Luisda se impone en el Torneo Padre Knörr en Tudela. Diego es el primer clasificado oberenista y primer veterano.
Tablas
en las dos primeras partidas de la Final del Copa del Mundo, entre Aronian y Ding
En juego, el Torneo de Isla de Man

domingo, 31 de mayo de 2015

Iker Irañeta Campeón. Marina, campeona femenina y Pedro, campeón veterano.

Y se acabó. Ayer finalizó la edición 2015 de Campeonato Navarro Absoluto Individual, cuyos resutaados completos se encuentran en el siguiente enlace.
En una jornada con tres nuevas incomparecencias (una más que justificada, otra por susto y otra, ni se sabe), se acabó de vender el pescado. Todo se jugaba en al primera mesa. Y la intensidad de la partida justificó las expectativas, ya que fue la penúltima partida en terminar. Una francesa del avance, donde los dos parecieron llevar una buena dosis de preparación casera. La partida terminó con los reyes en flanco opuestos y sometidos a la artillería pesada de las piezas enemigas. Con la diferencia de que las torres negras dobladas en la columna g abierta, golpeaban sobre un peón en g2 sólidamente defendido por un caballo blanco en e1. Mientras tanto, las torres y la dama blancas golpeaban sobre un rey negro escondido en a8. A todo esto el negro debía de tener algún peón de más y el blanco sufría la presión del reloj. Roldán defiende muy bien, pero, tras mucho tiempo bajo presión, terminó cediendo ante un golpe táctico de Irañeta, que le costó un pieza y la partida. Iker Irañeta es el vencedor de una edición cuyo resultado final hubiera sido muy difícil de predecir al inicio de la misma.
Hay que recordar que Iker, ya fue segundo en la edición del pasado año, empatado a puntos con el campeón, Gorka Argandoña. La derrota de Roldán, los primeros perdidos por el joven de Ribaforada, le relega al tercer puesto, pero el título de Campeón Juvenil, ya lo tenía asegurado desde la ronda anterior.

En la segunda mesa, Pedro sucumbió ante el empuje del joven Sevilla. El resultado no le impide coronarse al nuestro con el título de Campeón Veterano. Javier Sevilla obtiene un merecido título de Subcampeón en un torneo en el que ha brillado a un gran nivel (ya había amagado el año pasado) y en el que alguna jugada suelta le ha podido apartar del título.
En la tercera mesa, enésima sorpresa del Torneo, al caer derrotado uno de los favoritos iniciales (Pablo Urriza) ante Iñigo Ortín. Me pareció que Pablo estaba mejor, pero cuando volvía a ver la partida el joven tudelano llevaba una pieza de más. Definitivamente, no ha sido el Torneo de Pablo. Aunque claro, a estos hiperjóvenes, no les puedes regalar nada. No deja de ser curioso que los extraordinarios resultados de Ortín no le den el título Juvenil, pero es que esto se está poniendo muy duro.
Gregorio ha completado un brillante final de Torneo con unas tablas frente a Mikel Ortega.
Rafi se llevó el punto sin necesidad de mover los trebejos ante la ausencia de Txus, quien padeció el fallecimiento de un familiar. Rafi se apunta el título de Superveterano (>65), tras un inicio más bien indeciso. Una pena lo de Txus, quien ha realizado un magnífico Torneo en seis rondas. Lástima de las dos últimas rondas, aunque supongo que, en este momento, es posible que esto le importe muy poco en relación a otros acontecimientos. Animo.
La partida entre Roberto Arana y Gorka Argandoña prometía mucho. Ambos se embarcaron en la variante del peón envenenado de la Winawer, pero tengo la sensación de que el blanco no jugó muy fino y Gorka se llevó el punto.
Miguel Argaya y Cesar se enzarzaron en una batalla teórica, rememorando alguna otra partida disputada por ellos hace algún tiempo. Ambos se aplicaron, pero la posición no dió para más y se firmó el armisticio. El resultado le da a Cesar el título de Subcampeón Veterano, pero no creo que esto sea demasiado consuelo para un Torneo en el que no ha dado lo mejor de sí.
Y llegamos a uno de los puntos criticos de la ronda, con Marina ante Barri. Marina apretó desde el comienzo de la partida y pareció quedar mejor, pero el profesor tiene muchos recursos y terminaron entrando en una posición complicada con, adivinad, Marina fatal en el reloj. Al final unas tablas que parecían suficientes para aventajar a su competidora por el título femenino, Ainhoa Ortín, quien sufría en la siguiente mesa ante Pabollet. Pero dejaremos esto para el final, ya que fue al última partida en terminar.
En los resultados de otros oberenistas, Alex perdió contra Odei Lerendegui en una partida en la que quizás mereció más o, en cualquier caso, jugó mejor que en apartidas previas en las que obtuvo mejor resultado. Así es el ajedrez.
Santi perdió con Zaratiegui y cierra el Torneo por debajo de sus expectativas (o, al menos de las nuestras). Leyre arañó unas tablas ante un Rubén Marín quien pareció dominar la mayor parte de la partida y consolidó el tercer puesto femenino. Mientras que, en el encuentro intraoberenista de la jornada, Martín rascó unas tablas en una posición que parecía desesperada ante Miguel. Un jaque continuo.
También debía de haber habido duelo intraoberenista entre Javier y Angel, pero, en un déjà vu, Ángel sintió la presión de la selectividad y prefirió concentrarse en algo que, sin duda, es más importante...aunque ya he escrito sobre esto y no quiero volver a repetirme.
Bueno. Y la última partida en terminar fue entre Pabollet y Ainhoa Ortín. Pabollet parecía tener una cierta ventaja consolidada y este resultado daba el título femenino a Marina. Marina nunca "jugó" con el resultado, porque, a pesar de mesas consecutivas, les separaba el pasillo y Marina estuvo a lo suyo (más aún cuando el reloj apretaba). Final de torres, muchas torres y muchos peones, pero parece que el blanco está mejor. Sin embargo, el final de la partida fue un tanto demencial y el resultado de la misma dio un vuelco total. Punto para Ainhoa y parece que, por segundo año consecutivo, Marina ve pasar el título por un escaso margen en el Bucholz. Pero, este año, la situación se revierte frente a la del año pasado y Marina se impone por un más que escaso margen de medio punto de Bucholz. Y varias consideraciones. Nos podíamos haber ahorrado pasarnos la última media hora del Torneo con el corazón en un puño y, más en serio, si estas dos chicas son las que estaban compitiendo por el título femenino, ¿no parece más sensato que lo diriman de manera directa que debido al azar de los emparejamientos de la última ronda de un suizo? No creo que el suizo fuera diseñado para diferenciar entre los puestos 15 y 16.
Nuestras enhorabuenas a todos los campeones y, por supuesto, nuestra felicitación más efusiva a Marina y a Pedro.

No hay comentarios: