Roi Reinaldo se hace con el IX Torneo Internacional Vitoria-Gasteiz

martes, 2 de abril de 2013

Thriller en Londres

Magnus Carlsen, vencedor del Torneo de Candidatos
(La imagen es de london2013.fide.com)
Aunque este blog se dedique fundamentalmente a relatar las actividades ajedrecísticas de la Sección de Ajedrez de Oberena, existen acontecimientos cuya existencia resulta difícil soslayar. Me refiero, naturalmente, a la recién concluida edición del Torneo de Candidatos que terminó ayer. El Torneo ha tenido muchas vías para seguirlo (nosotros incluimos algunos vínculos para poder seguir las partidas en directo, en la Sección de Sigue tus Torneos Favoritos) y no han sido pocos los blogs (como los de nuestros amigos de Runa), cuentas de Twitter (como las de Leontxo) y otros medios, los que se han hecho eco de tan magno (nunca mejor dicho) acontecimiento. A estas alturas, nadie relacionado con el ajedrez ignora que Magnus Carlsen desafiará a Vishy Anand por el título de Campeón de Mundo. Más allá de las habilidades desplegadas por los jugadores (algo sobre los que otros muchos pueden juzgar con mayor conocimiento que yo; aunque no puedo dejar de manifestar que, aun reconociendo que Carlsen puede sacar agua de una piedra [en expresión del maestro Leontxo], yo esperaba algo más de su juego) me gustaría destacar algunos puntos concretos.
Hasta los mejores, son humanos. Ver a Carlsen afrontar la situación vivida en la última ronda, cuando estaba algo mejor, pero el tiempo corría inexorablemente, llegando a la imposible situación de salvar más de una decena de jugadas con apenas algo más de un minuto, algo que casi todos hemos vivido alguna vez, con una cierta impotencia, y le ocurrió lo que nos ocurre a casi todos y es que resulta poco menos que imposible que, en esa situación, no surja algún error y, efectivamente, Carlsen salvó la bandera, pero a costa de llegar a una posición más que difícil, si no imposible, de salvar.
Ivanchuk. Denostado por muchos, con absurdas pérdidas de partida por tiempo, pareció apartar a Carlsen de la victoria final con su partida en la antepenúltima ronda; para convertirse en el juez final de la situación, al haber perdido ya Carlsen contra Svidler, derrotando a Kramnik en una partida primorosa, casi perfecta (y no exenta de la emoción de los apuros de tiempo). Ivanchuk ha demostrado esa irreverencia hacia los favoritos que, normalmente, se atribuye a los jóvenes y que tan necesaria es para que estos progresen. El Elo no deja de ser una predicción estadística sobre resultados, pero una vez comenzada la partida sólo valen el conocimiento, la capacidad de cálculo, el talento creativo y la ambición.
La emoción. Antes del Torneo parecía haber tres favoritos claros, Carlsen, Kramnik y Aronian. Es verdad que sólo los dos primeros llegaron a la última ronda con probabilidades de adjudicarse el Torneo...y ambos perdieron. Creo que resulta difícil encontrar ejemplos (aunque seguro que los habrá) en la élite de cualquier deporte en la que se haya dado una situación parecida. Una muestra más de que no hay partidas ganadas no sólo antes de jugarse, sino, muchas de ellas, a pesar de parecer que están ganadas.
Los seguidores. No sé si alguien ha hecho un intento de contabilizar los aficionados que ayer estuvimos siguiendo las partidas a través de los diversos medios. Pero lo cierto es que entre el elevado número de los mismos y la acumulación de información por la rápida secuencia de jugadas producidas en los apuros de tiempo en las partidas de Carlsen y Kramnik, el caso es que varios servidores se cayeron y estuvieron varios minutos sin poder ofrecer información; prueba más que evidente de la expectación que había levantado el acontecimiento y lo emocionantes que estuvieron las partidas. El ajedrez es un fenómeno global, por más que la mayoría de los medios de información convencionales y las autoridades deportivas muestren un más que cierto desinterés al respecto.
Creo que para todos los ajedrecistas y, en particular, para los más jóvenes el reciente Torneo de Candidatos y, en particular, las últimas rondas han sido unos de los acontecimientos más interesantes de los últimos tiempos. Ojalá tengamos la suerte de que lo supere la final del Campeonato del Mundo entre Anand y Carlsen. Y aunque es posible que este no haya sido el mejor torneo del noruego, creo que todos nos merecemos poder asistir a un duelo entre estos dos colosos.

3 comentarios:

ismael dijo...

Excelente! justo buscaba alguna nota sobre el seguimiento que tuvo la final de ayer. Estaba viendo en 2 sitios distintos las partidas de Carlsen y Kramnik, y con los apuros de tiempo antes de la movida 40 ambos se cayeron! solo podía ver el sitio oficial, pero como los comentaristas mueven las piezas mostrando las posibles continuaciones me dió una desesperación por saber lo que estaba pasando hasta que pude encontrar otro sitio donde ver los dramáticos finales.

Saludos desde Buenos Aires!
Ismael

Miguel Navarro dijo...

Pensaba estos días que tal vez podía haber colgado alguna reseña ya que se celebraba en Londres. Me atrevería a decir que de mi casa al sitio de juego tenia únicamente 40 min. Yo he seguido el candidatos con mucho interés…pero preferí verlo desde casa. De hecho, no acudí con la expedición que organizó mi club Imperial College el domingo 24A, a pesar de tener precio especial. Técnicamente/ajedrecísticamente, no estoy seguro, pero en emoción no había vivido un candidatos como éste. Ha sido muy muy interesante.

Kaiserlich dijo...

Ismael, gracias por el comentario. Es un placer compartir experiencias en la distancia.