jueves, 22 de enero de 2015

Hijo de la Tristeza

El éxito consiste en aprender de fracaso en fracaso sin desesperarse decía Winston Churrchill tras ganar la Segunda Guerra Mundial y quedó su frase como reflexión indiscutible para conseguir el éxito en cualquier faceta de nuestras vidas.



Hoy hablamos amigos lectores de la Defensa Benoni y ese Hijo de la Tristeza que todos alguna vez hemos sufrido en nuestras vidas y que por ley de vida valga la redundancia veremos sufrir a los más queridos ya que nada en esta vida se regala y sin esfuerzo, sacrificio y constancia no hay recompensa alguna.

El personaje que les traigo es un hebreo llamado Aarón Ringanum que confesaba en el prólogo de su libro más conocido en el mundo del Chess que siempre se sintió en un estado de ánimo triste y compungido y que su gran camino era tomar refugio en la melancolía, por ello se sentó frente a un tablero de ajedrez y cada día el tiempo que pasaba junto al tablero le absorbía su tristeza y de ahí que el estudio de esta apertura tan suicida sea el resultado de ser Hijo de la Tristeza o Hijo del Dolor.

Ben-Oni o la defensa del juego del Gambito es un libro escrito en el año 1825 por Aarón Ringanum que pudo haber encontrado la inspiración de su arte ajedrecístico y filosófico en las Sagradas Escrituras, concretamente en el Génesis 35:18:

Y aconteció que su alma partía, pues murió, lo llamó Benoni; pero su padre lo llamó Benjamín.

A lo largo del libro de Aarón descubrimos su obsesión de encontrar la mejor defensa para las piezas negras que pudieran dar contrajuego a los ataques de las piezas blancas, es lo que todo estudioso del ajedrez conoce como defensa Benoni antigua ya que realmente en el juego produce una sensación suicida que ya casi nadie practica y de ahí que los grandes maestros contemporáneos hayan resuelto los crasos errores suicidas de la citada defensa Benoni; hoy en día la Defensa Benoni es moderna y apreciada por aquellos jugadores que en el riesgo encuentra su mejor momento de hacer espectaculares ataques.

Cuando estudio a alguno de los personajes célebres que aquí les traigo no me preocupo mucho del juego en sí, hoy en día los estudiosos del Chess gracias a los avances informáticos mejoran cualquier apertura y la INDOBENONI es una defensa muy bonita que todos ustedes como jugadores podrían jugar si les gusta estar al filo de la navaja durante una partida de ajedrez.

Yo personalmente busco esa importancia o transcendencia que dentro del arte-ciencia que conviven en el juego del ajedrez convierten a estos hombres y mujeres que a este rincón de ajedrez traemos en esclavos de sus conocimientos y lo demuestran en sus estudios y libros dónde descubren una forma nueva de comulgar con el arte y entender la ciencia llenando espacios que tan sólo los Grandes Maestros consiguen para evolucionar en el ajedrez.

Aarón Benoni no es simplemente el que estudió una apertura en negras como defensa del juego del Gambito, fue más lejos y se adelantó muchos años al modernismo del ajedrez actual, encontró que en el juego del chess la ventaja ganadora está en el dominio del centro del tablero, tema de estudio moderno y actual.

Y nos despedimos con humor como siempre:

El pequeño alfil le dice a su madre: Mamá, yo quiero ser caballo no quiero ser alfil.
Y la mamá extrañada le contesta, hijo nosotros los alfiles somos mejores que los caballos, ¿Por qué deseas cambiar? Le pregunta al pequeño alfil.

Es que mamá, cuando voy al colegio los autocares no paran porque me confunde con un buzón. 

2 comentarios:

Alex Rodriguez dijo...

Bonita y laboriosa entrada, felicidades

Jose Senovilla dijo...

Gracias Alex es un placer compartir.
Un abrazo