Roi Reinaldo se hace con el IX Torneo Internacional Vitoria-Gasteiz

jueves, 11 de junio de 2015

Relámpago Individual: Javier Sevilla

Una vez finalizado el Navarro Individual, los 4 sábados de Junio nos brindan los campeonatos relámpago (las rápidas de toda la vida) individuales y de equipos, seguidos de los de ajedrez rápido (bueno, en realidad semirrápido o activo...cosas de la nomenclatura) individuales y de equipo.
La nómina del primero de los cuatro (el Relámpago Individual) contaba con el campeón (Irañeta) y el outsider del Navarro Individual (Sevilla), más algunos que se habían quedado por el camino (jugando, Mikel Ortega, o desaparecidos a mitad de camino, Luisda)...¡ah! y el subcampeón (Daniel Roldán). Sólo que este último ocupaba la posición número 20 (!) del ranking. ¿Que cómo es eso? Pues porque al ser un Torneo de ajedrez relámpago, lógicamente, el ranking que se utiliza es Fide blitz. Como, a pesar de la querencia de la Fide, la evaluación de los Torneos blitz no le va a arreglar las cuentas, el caso es que la actualizacion del Elo blitz no es todo lo eficaz que se supondría (otra cuestión curiosa, es que el K20 se introdujo para Torneos blitz y parecía mucho mas "movido" que el K15, pero, ahora que los chicos se han acostumbrado a la K40, casi parece de chiste). Además de los sospechosos habituales, en la lista algunos individuos peligrosos: Gonzalo Mombiela, Miguel Muñoz, y un reaparecido Adrián Aldave. Todo esto sobre el papel (bueno, sobre chess-results). Ya en la sala de juego, uno se da cuenta de la prevalencia no ya de juveniles, sino de especímenes mucho más jóvenes. No sé de qué me extraño: las pintxetas siempre han sido el terreno en el que los jóvenes se mueven como peces en el agua.
Ocho rondas después (que se hacen un poco cortas; habría que estudiar jugar el Torneo sobre 12 rondas o así), el campeón fue Javier Sevilla, quien, con 6,5 puntos aventajó a un grupo de 4 jugadores con 6: Luisda, Adrián Aldave (muy positiva sorpresa), Mikel Ortega y Miguel Muñoz. Magnífico resultado para nuestro compañero, que, de hecho, pareció escaso para sus méritos, ya que estuvo comandando la clasificación durante varias rondas. Algún árbitro que conozco hubiera insistido en repasar los desempates a mano, pero, bueno, eso es cosa de árbitros.
Un par de comentarios: en la última ronda se enfrentaron Javier Sevilla e Iker Irañeta (quien finalmente, se quedó con 5,5 puntos) y la partida terminó en tablas. Si hubiera vencido el actual campeón navarro, se hubiera producido un séxtuple empate en cabeza: lo del desempate ni me lo imagino. Otra cuestión curiosa, los primeros puestos se llevan premio (en metálico, sí)...por escasos 80 minutos de juego. Habiendo acabado en el finde anterior el Campeonato Navarro Absoluto, donde el número de horas invertido resulta muy superior, no deja de resultar una cierta paradoja que en aquel no los haya habido. Cosas veredes.
El segundo oberenista en discordia fue Pedro. Nuestro campeón veterano, empezó con el freno echado, pero luego aceleró y disputó las últimas rondas entre los puestos de cabeza, aunque el resultado final no fue tan bueno como hubiera sido de esperar.
Otros 5 oberenistas se dejaron ver por el Torneo. Jorge tuvo una actuación interesante con alguna victoria meritoria, como la conseguida ante Mourad. Emilio volvía a los tableros tras el por Equipos y las ausencias se notan, claro. Más difícil de explicar la paupérrima actuación de Cesar: tras una consistente actuación en el Social (aunque esa es otra historia), entró cruzado en las primeras partidas y, cuando parecía arreglar el Torneo, encadenó todas las derrotas imaginables. Un mal día, sin duda. Lucía estuvo un poco por encima de lo esperado, mientras que José Antonio luchó en todas sus partidas, sin demasiada fortuna.
La clasificación completa en el siguiente enlace. Para los que esperen las fotos de la entrega de premios tendrán que seguir haciéndolo, porque no hubo y se realizará con el Relámpago por Equipos, que se disputará en un par de días.

No hay comentarios: