sábado, 24 de mayo de 2014

Ajedrez Ario y Ajedrez Judio

Todos tenemos nuestros ídolos deportivos a los cuales nos gusta emular, imitar y llegar a ser como ellos, pero detrás de estos dioses del Chess está la persona que posee y expone sus variopintas ideologías y hoy les traigo una curiosidad que les dará para pensar y si lo desean podrán saber aún más sobre la judio-fobia que durante la Segunda Guerra Mundial se vivió por desgracia también en base a este juego del ajedrez.

La gran obra de Gustavo Daniel Perednik sobre la Naturaleza de la Judiofobia nos desvela grandes secretos inconfesables de odio y rencor sobre el pasado que por desgracia persiste en el hombre desde que salimos de las cavernas y para que nadie se escandalice puntualizo antes de seguir que es desde un punto de vista que muchos han rebatido en intensos debates; por lo que el termino judiofobia es más adecuado que el de antisemitismo, gran acierto por parte de Perednik.

Alekhine escribió muchas notas sobre el ajedrez que practicaban los arios y el que practicaban los judíos con connotaciones típicas que provocan fobias y producen miedos y odios que quizá deberían haberse evitado pues el gran momento histórico que se vivía así lo requería, pero no fue eso lo que ocurrió.

Según este gran Campeón Mundial del Ajedrez, el ruso Alekhine decía durante la Segunda Guerra Mundial que el ajedrez judío tenía un modo de juego muy peculiar en el que brilla el oportunismo, una gran defensa continua y el intento de ganar material sea como sea, mientras que el ajedrez ario era agresivo por naturaleza, que la defensa se produce porque antes ha habido un error táctico.

Para Alekhine los judios jugaban con la idea de que una buena defensa era una forma brillante de ganar una partida por lo que consideraba que el pensamiento judío era de no ser agresivo, tener miedo a la lucha y dudar sobre su fuerza intelectual.

Y que conste que Alekhine tenía en el momento de la publicación de sus notas grandes amigos judíos y excelentes jugadores de ajedrez que morían en los campos de concentración nazis.

Cuando los tiempos de paz no existen queridos lectores, cualquier alusión sobe unos u otros causa mella y un daño quizá irreparable que oscurece la historia, en este caso la del juego del Chess y es que no olvidemos que detrás de un gran jugador siempre está la persona.

Y para finalizar les dejo con  cinco minutos inolvidables de una gran película que les recomiendo ver que se titula La vida es bella con la que el horror de tiempos pasados se entiende mucho mejor si se cuenta con humor a los más pequeños.

2 comentarios:

Basili dijo...

Y cual es la sugerencia ¿que se suicidara?
Igor

Jose Senovilla dijo...

Basili, suicidarse creo que no y rectificar en sus comentarios creo que tampoco, máxime porque ya es tarde...que si pudiera a lo mejor lo hacía.

Con este artículo he querido resaltar el valor de LAS PALABRAS, de las de cualquiera, sea un personaje relevante o un ciudadano de a pie ya que es la noticia actual en la convivencia que vivimos en este país, sobre todo en medios tan populares como las Redes Sociales.

Entender los contextos en los que se pronuncia "CUALQUIER FRASE" y sobre todo la gran manipulación que de la misma se pueden hacer por los que tienen intereses en que salten chispas es lo más destacable.

Y con todo ello, lo que hoy nos parece novedad ya que los medios de comunicación son instantáneos, en otros tiempos ya existía esa manipulación y por supuesto esas "supuestas" intenciones con aseveraciones claves en momentos convulsos.

Un saludo Basili