Roi Reinaldo se hace con el IX Torneo Internacional Vitoria-Gasteiz

miércoles, 16 de octubre de 2013

Derrota mínima, para empezar

Nuestros primeros tableros
Teniendo en cuanta que, en la primera ronda nos enfrentábamos a los, inicialmente, máximos favoritos y que el año pasado fuimos derrotados 6-2, estoy casi seguro de que hubiéramos firmado una derrota mínima antes de empezar. Pero visto cómo se desarrollaron las partidas, no deja de saber a poco.
La primera incertidumbre era conocer la alineacion del rival (como para ellos la nuestra, supongo). Sobre el papel, su mejor 8 se iba por encima de los 2300 de media (¡impresionante!), pero las caras en el exterior de la salita de la sección, con presencia de algún jugador de su equipo B (eso no quiere decir que fuera flojo, ¡ni mucho menos!), ya hacía suponer que habría algunas ausencias. Como nosotros no queríamos muchas ventajas, tampoco alineamos nuestro mejor equipo [es que somos así de elegantes! ;-)]. Vamos con las partidas:
Txemi-José Angel Guerra. Siciliana tranquila. Txemi las va poniendo bien, pero enfrente hay un 2500, así que no seré yo quien discuta que las puso mejor. Al final, la coordinación de las piezas del negro parece mejor y se termina imponiendo, pese al buen juego del nuestro.
Txusmi Pérez Reclusa-Aurelio. Aquí intensidad siciliana no sólo en lo que tocaba al segundo tablero, sino a la parte proporcional del primero. Txusmi se juega un gambito del ala (creo que no lo había visto nunca sobre un tablero físico, aunque muchas veces en internet), que es mejor de lo que su reputación sugiere. El blanco duda. Aurelio juega con decisión y el que entrega material es el negro, quien se lleva la partida con pocas jugadas y mucho tiempo consumido por ambas partes.
Miguel-Aitor Martínez Ayesa. Lo de Miguel no deja de sorprenderme. Por circunstancias de la vida, juega pocas partidas al año, pero simepre a gran nivel Esta vez tenía enfrente a la sensación foral del verano. Se juegan una moderna que deviene en una scicilana acelerada, que se desacelera y termina en un esquema híbrido que parece proprocionar, al menos, una cómoda situación para el negro. Error. Miguel se come los peones del contrario y defiende los suyos. A pesar de un intento desesperado de Aitor con una torre rabiosa, el punto cae de nuestro lado.
Sergio Anguas-Cesar. Apertura de Peon de Dama de esas un tanto anodinas. El blanco consigue un buen caballo en e5 y ciertas perspectivas sobre el flanco de rey, mientras que el negro se hace con el flanco de dama y la única columan abierta. Cuando la partida parece encaminarse a unas tablas, los apuros de tiempo fuerzan las acciones: el blanco parece conseguir ventaja por la incierta situación del rey negro, pero Cesar logar evitar el acoso sobre su rey, cambia damas y tras una imprecisión de su rival, juega con buena técnica el final de torres. Cuando parece que sólo hay que firmar la planilla, un error allá por la jugada 60 provoca las tablas.
Txus-Iñaki Esparza. Txus sale mejor de la apertura, pero la ventaja se va diluyendo y se firman las tablas sin demasiada sangre.
Iker Irañeta-Mariano. Mariano se juega con decisión una de esas defensas irregulares que, si te sale bien, son todo alegrías. Desafortundamente, Iker juega preciso y logra una rápida victoria.
Mikel-Luisda Jiménez. Mikel jugó sólido frente a la India de Rey de Luisda que se estrenaba como jugador de Mikel Gurea en lentas. Tablas.
Aritz Idiazábal-Andrés. Una francesa en la que Andrés se sale rápido de la teoría y consigue ventaja más que decisiva, con tres peones de más; pero una de esas jugadas "automáticas", pasada la jugada 40, dió al traste con su buen juego. Lástima de punto.
Así que, al final derrota por la mínima (3,5-4,5), con sabor agridulce por las circunstancias que comentaba en el párrafo inicial. En cualquier caso, nos sacaban casi 100 puntos por tablero, por lo que sacamos más de medio punto por encima de lo que sugería la esperanza matemática, según. D. Arpad.
En el resto de la jornada, los resultados globales estuvieron dentro de lo esperable, aunque, lógicmente, hubo algunas sopresas individuales.
Santa Ana ganó con contundencia (6,5-1,5) a Arrano, confirmando la sensación de que los del Redín van a sufrir bastante. A resaltar las tablas de Ibai Ros frente a Moisés Laguardia y la victoria de Olast Arrizibita ante Iván Arriazu.
También victoria holgada de San Juan (6,5-1,5) ante Nuevo Casino, con victorias de Santi Alfonso ante  Daniel Pérez Alonso y tablas de Antonio Lisarri ante Iñigo Martínez
Amplia victoria, aunque quizás no tanto como se podía prever a priori, de Orvina (5,5-2,5) ante Runa, quien alineó como primer tablero a Gregorio Sola. Los puntos de Runa a cargo de Barri (ante Roberto Monje) y Zaro (ante Amaia Iza), con tablas de Iñaki Barbería (ante Iñaki Rebolé) en el segundo tablero.
Quizás el factor que más cabe destacar de esta primera ronda, es que todos los equipos que tienen filiales en Primera, salvo nosotros, tuvieron que tirar de sus recursos para afrontar la jornada y, en general, hubo bastante diferencia entre las alineaciones presentadas y los órdenes de fuerza originales de los equipos. Es difícil saber si este es un caso aislado, debido a la fecha de inicio de la competición, o se convierte en la tónica general del campeonato. Si fuera así, las previsiones iniciales sobre el desarrollo del campeonato podrían sufrir bastantes variaciones y el torneo estaría bastante más abierto de lo que se podría pensar.
Los resultados completos en los enlaces de la columna de la derecha, dedicados al Campeonato Navarro Absoluto por Equipos.
Una vista de la Sala

No hay comentarios: