viernes, 28 de marzo de 2014

Los Santos juegan al Ajedrez

Los hombres Santos también han jugado y juegan al ajedrez así que hoy os traigo la historia de San Genadio un hombre santo que desapareció del santoral ya que nunca fue canonizado y casi todo el mundo le tiene olvidado aunque nos ha dejado como gran legado las piezas más antiguas del ajedrez de toda Europa que se conservan, con las que a buen seguro queridos lectores pasaría grandes e intensos momentos de diversión que le vendrían muy bien en aquel Valle del Silencio que fue el lugar elegido para terminar los últimos años de su vida.

De San Genadio sabemos poca cosa, que fue sobrino o hijo de un rey y que su formación la recibió en el Monasterio de Ageo lugar en el que comenzó a estudiar y seguir los pasos de otros santos. Allá por el año 895 se hace popular por restaurar un monasterio benedictino en los Montes Aquilanos y pasó a ser nombrado Abab del Monasterio de San Pedro de Montes.

Hombre religioso y especialmente obediente acató la orden de Alfonso III para estar dirigiendo la diócesis, pero al final renunció al cargo del obispado para retirarse al mencionado anteriormente Valle del Silencio dónde encontró la muerte hacia el año 936.

Allí estuvo muchos años enterrado hasta que en el año 1603 una duquesa lo hizo desenterrar y autorizó que fuera llevado al convento de Villafranca que lo regían unas dominicas. 

En España por aquello de nuestra cultura religiosa del momento y deseosa de un afán desmesurado por poseer reliquias de Santos para su adoración y posibles milagros que la medicina no podía aún resolver allá por el año 1621 fue desenterrado de nuevo nuestro pobre San Genadio para que su cabeza fuera a la catedral por orden del cabildo de Astorga y su cuerpo nuevamente puesto bajo tierra en el monasterio de Nuestra Señora de la Laura de Valladolid que fue derribado en el año 1980 y que hoy está allí el Hospital Campo Grande.

San Genadio fue un tipo estupendo, no lo dudo, pero tuvo que tener gran paciencia con tanto trajín que dieron a sus restos y que yo descubrí esta historia por el azar ya que por las noches en dicho hospital se hablaba de un fantasma bueno que aparecía sin cabeza para ayudar a los enfermos y es que la España de las supersticiones y creencias populares nos han hecho a todos pasar muy buenas noches de vigilia y creo que sin duda alguna algún fantasma más tenía que tener ese hospital ya que a San Genadio le gustaba jugar al ajedrez.


En esta cueva se tuvieron que pasar largas horas de partidas apasionantes de ajedrez, no había mucho más que hacer en aquellos tiempos, meditar y pensar, pensar y meditar y en el medio una partida para relajar.

Hoy unas piezas de ajedrez que son de marfil están reconocidas como las piezas más antiguas que existen en Europa y se llaman las Piezas de San Genadio.


Por seguridad se conservan en Ponferrada y se pueden visitar, así que si van por aquellas tierras no dejen de hacer esta visita para ver esas cinco piezas que aún se conservan de un ajedrez ya milenario y en el que la Dama actual aún no existía ya que se jugaba con la Alferza, aunque esta es otra historia para otro día.

4 comentarios:

John Fatmijumar dijo...

Alguien que será proclamado santo dentro de poco que también jugó a ajedrez: Juan Pablo II.
Aquí un artículo sobre él, al parecer escrito por Miguel Najdorf.

Felix Casanova dijo...

Que maravilla de piezas. El bueno de Genadio a buen seguro que regaló algún que otro movimiento brillante en sus noventa años de vida. No existían las redes sociales y la tele, había más tiempo libre ;) Bueno es recuperar estos personajes desconocidos.
Un abrazo, amigo

Jose Senovilla dijo...

John, gracias por el aporte y sí muchos personajes famosos en la historia han jugado y juegan al ajedrez, poco a poco iremos trayendo aquí a muchos de ellos.
Un abrazo

Jose Senovilla dijo...

Amigo Felix, lo mejor es la información, así cuando uno visita rincones inolvidables sabe muy bien que ver y dónde localizarlos con esa aventura histórica de conocer todo lo acontecido en esos lares y en aquellos tiempos.
Sí, que bien tendrían que vivir con tanto tiempo libre...eso sí, las redes sociales sí que existían ya que los monjes era como el SERVICIO DE INFORMACIÓN, sabían todo lo que acontecía en todos los sitios y eso de manejar las confesiones de Reyes, Nobles y Pueblo es lo que más poder les dio siempre. Algún día trataremos de ese tema.
Un abrazo querido amigo y gracias por difundir a personajes tan desconocidos en la Red.