Roi Reinaldo se hace con el IX Torneo Internacional Vitoria-Gasteiz

martes, 25 de noviembre de 2014

Azken txanpa: rozando el larguero.

Última ronda del Navarro por Equipos. Sede única en Fuerte del Príncipe, aunque la idea de jugar todos juntos carecía esta vez de parte de su fuerza, por el número impar de equipos y el hecho de que un equipo tenga que descansar por ronda, con la curiosa circunstancia de que el que descansaba era el ya campeón Orvina. ¡Qué sarcasmo! Para nosotros, último esfuerzo para intentar arañar el éxito y, aunque conscientes de que nuestras mejores oportunidades ya habían pasado (sobre todo en la tercera y la cuarta ronda), dispuestos a dar todo sobre el tablero. Conformación de equipo muy parecido a la semana pasada (entraba Aurelio por Txemi) y la incógnita del equipo contrario: es posible que Runa sea que el equipo con mayores rotaciones de todo el torneo así que incógnita...acrecentada al ver aparecer a Pablo del Río: ¡caramba, qué sorpresa! A ver quien más...no aparecen Eddy, ni Antonio, ni Gregorio (luego, durante el transcurso de la ronda, tanto Antonio, como Sos, aparecerían para saludar a sus compañeros)...el caso es que se cumple la hora del comienzo y ya hay que sentarse sin más dilación y se acaban las especulaciones.
En el primero, Pablo del Río y Dani se enredan en un Dragón tranquilo que termina derivando en un tema de peon envenenado que Dani se come y progresa sin mayor problema, imponiéndose de forma eficaz.
En el segundo, otra Siciliana (derivada), esta vez con un esquema Maroczy, de Aurelio ante Iñaki Barbería. Aurelio es un maestro en estas situaciones y va girando la manivela para reducir el espacio y las opciones del negro, para terminar ganado un peón y, aparentemente, la partida; pero el runero se defiende bien y la partida se alarga. Pareció que la cosa podía haber terminado en tablas, pero, con serios apuros de tiempo durante bastantes jugadas, el negro termina sucumbiendo.
En el tercero, Barricarte contra Miguel. Apertura de peón de dama en la que Miguel se expande en el flanco de dama. La partida gira en torno a detalles estratégicos de manera bastante pausada. Miguel parece obtener alguna ventaja al tener dos peones pasados y ligados frente a uno, aunque bien apoyado, del runero. En estas, el factor tiempo emerge como determinante y el nuestro, aunque es un consumado jugador de rápidas, no encuentra el camino y su bandera cae, en el que fue el último acto del encuentro.
Drama en el cuarto en la partida entre Pedro y Alfredo Ruiz Turrillas. Pedro empezó de manera bastante consistente y su posición pareció ser, si no ganadora, claramente favorable, cuando, en una de estas, se van a cambiar torres y....ups! si Pedro retoma es mate! Así que Pedro tiene que remar desde una posición francamente desfavorable, si bien la posición expuestas de ambos reyes daba cierta esperanzas. No sé muy bien cómo lo hizo, pero, en su primera partida con blancas, Pedro consiguió el punto entero.
Mariano se enfrentaba (con negras) contra Félix Juanco. El runero es un tipo rocoso, pero Mariano fue apretando en una posición que me recordó (lejanamente) su partida con Rafi. Ene ste caso, sin embargo, no hubo contrajuego posible y Mariano apabulló el enroque de su rival.
Cesar se enfrentaba con Rubén. Tablas en la última partida entre ambos y mucho respeto en las primeras jugadas entre dos jugadores que tienden a sumar minutos en sus relojes. Cesar pareció ganar el duelo teórico y terminó rematando eficazmente cuando sus piezas se trasladaron al ataque del enroque negro.
En el séptimo tablero, Txus se enfrentaba a Fernando Larrañaga. Txus, usando sus "malas artes habituales" quedó mejor en la apertura ganó un peón y, posteriormente, ingentes cantidades de material: terminó dando mate con tropecientos peones de más.
Txema empleó otro Maroczy contra José Ramón Vital. Historia parecida a la del segundo tablero, sólo que en este caso, la presión acabó convirtiéndose en calidad y con la entrada de las torres en las columnas abiertas, la partida.
En resumen un 7-1, mucho más que satisfactorio, aunque, como ya nos temíamos, insuficiente para hacernos con el subcampeonato. Así que al final, sensación contrapuesta ya que el resultado final es más que aceptable, aunque habernos quedado a sólo dos puntos del campeonato, parece haber sido, esta temporada, más demérito propio que otra cosa. En fin, ya volveremos sobre esto.
En el resto de la jornada, San Juan se enfrentaba a Arrano en lo que parecía un duelo (relativamente ) sencillo para hacerse con el subcampeonato, ya que les bastaba hacer medio punto menos que nosotros (cosas del desempate) y terminaron consiguiendo un contundente 7,5-0,5. Enhorabuena por el merecido subcampeonato.
En el tercer encuentro, Paz de Ziganda (la revelación del torneo) se enfrentaba contra Santa Ana (otros que han dado más que un susto y, si no, que nos lo pregunten a nosotros), mirando de reojo a nuestro encuentro, porque, si nos despistábamos, nos podían birlar el tercer puesto. El encuentro fue muy interesante, aunque terminó con la lógica victoria de los de Atarrabia: dominando por arriba (3-1 en los cuatro priemros tableros, con la victoria de Alejandro Bernal que ha hecho, globalmente, un magnífico torneo) y más equilibrado por abajo. A destacar que los tudelanos alinearon cuatro (!) juveniles (bueno, un juvenil, dos infantiles y un alevín, pare ser precisos), así que atención al futuro que ya está aquí; mientras que los de Villava, también alinearon a su jugador maravilla (Iñigo Sáenz) que ha hecho 5/5.

En resumen, que Orvina ha sido el campeón (si bien ningún representante se acercó a recoger el trofeo), con San Juan a un punto y nosotros a dos. Sobre todo esto intentaremos volver en los próximos días aunque, de momento, los detalles del torneo se puede consultar en el siguiente enlace de chess-results, con la siguiente clasificación final.
1. Orvina 34
2. San Juan 33
3. Oberena 32
4. Paz de Ziganda 27,5
5. Santa Ana 19,5
6. Runa 13
7. Arrano 9

No hay comentarios: