Fotos del X Torneo Infantil de Oberena en este enlace.
Clasificaciones en este otro o en la pestaña del torneo.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Mislata

Mientras que las miradas de la comunidad ajedrecística se dirigían, muy predominantemente, a Tromsø, lo que no es de extrañar, ya que las Olimpiadas son uno de los eventos ajedrecístticos por excelencia (por cierto, han corrido ríos de tinata sobre ellas, así que no nos repetiremos aquí, pero, por si alguien no se ha enterado aún, los vencedores, en chicos, han sido los chinos y, en chicas, las rusas [a principio del torneo, bien podríamos haber supuesto un resultado cruzado]. Podéis consultar la página oficial en este enlace, y la clasificación absoluta, en este, y la femenina en este otro. Os recomiendo tambien un vistazo a las crónicas de Leontxo en Chessbase (y esta entrevista en Youtube) y en El País (impresionante su increíble labor periodística, encontrando siempre el equilibrio necesario entre la divulgación y la ponderación) y este vínculo a algunos datos interesantes. A nivel local, notables resultados colectivos (décimos en chicos y decimoterceras en chicas [aunque la medalla estuvo a un paso] y a resaltar, a nivel individual, las actuaciones de Paco Vallejo (con victoria sobre Kramnik), que le coloca, de nuevo, entre los privilegiados que están por encima de los 2700,  en chicos y de Ana Matnadze en chicas)).
La expedición, a punto de salir.
Pues bien, mientras todo esto sucedía, una expedición, compuesta por cinco oberenistas, comparable a la de Benasque, ponía rumbo a Mislata, un clásico del ajedrez nacional, que se disputa en tres torneos, un A (abierto), un B (teóricamente, un 2100-1900) y un C (sub1900). De manera que Txemi fue nuestro representante en el primero, Mariano y Cesar disputaron el B y Javier y Fernando, el C. Todos ellos planteados como Torneos de 9 rondas, con dos jornadas dobles.
Txemi en la primera mesa (también se puede ver a Mariano, en la primera mesa del B)
Mislata A: El artista en su laberinto
El maestro Txemi afrontaba la responsabilidad de ser nuestro estandarte en el Torneo bandera. Fiel a sus convicciones, se planteó el Torneo con cordura, renunciando a las rondas dobles, y, tras obtener punto y medio en las dos primeras partidas jugadas, la cuarta ronda le deparó un enfrentamiento con Sergi Mingarro (2233) a quien despachó en brillante estilo. Tras el correspondiente bye de la quinta, enfrentamiento con el FM Díez Velandia, quien también sufrió la técnica del maestro. La extrordinaria actuación (3,5/4 más dos byes de medio punto), le llevó en la séptima ronda a enfrentarse, en la primera mesa, con el primer favorito y, a la postre, vencedor del Torneo, el MI Joaquín Antolí (a quien hemos visto en reiteradas ocasiones en nuestra foralidad), en una partida en la que no pudo ser. Y, tras esto, se tomó dos byes (de cero) en las últimas rondas. Que nadie piense que fue por la derrota con el campeón: la decisión ya estaba tomada y comunicada. Sólo me pregunto qué hubiera sucedido en el caso de haber vencido. Es lo que tienen los genios, impertérritos ante las expectativas generadas por sus seguidores, y sólo motivados por la propia percepción de su arte. Confío en que, sin mucho esperar, podamos disfrutar en estas páginas de esas partidas comentadas por él. En aspectos más mundanos, el Torneo fue, como ya he adelantado, para el MI Joaquín Antolí, quien partía como primer favorito, y se impuso con suficiencia. El segundo puesto para Iñigo López Mulet, campeón de España sub14, quien confirmó en este Torneo, la adquisición de su título de MF. ¡Angelito! La clasificación completa, en este enlace.


(cortesía de MislataTV a través de ajedrezvalenciano.blogspot.com)

Mislata B: Una de cal y otra de arena.
Mariano ratificó el excelente momento de juego que ya exhibió en Benasque, y encadenó un comienzo de Torneo primoroso, con 5/6, lo que le llevó a la primera mesa en la séptima ronda (simultánemanete con la de Txemi en el Torneo A, ¡que éxtasis!). Partida dura que cayó del lado de Juan Antonio Cebrian, a la postre, vencedor del Torneo B. Octava ronda con el, finalmente, segundo del Torneo (Miguel Bas), uno de esos finales endemoniados en los que hay que contar, una y mil veces, los tiempos y con incesantes truquitos, en la que se sucedieron, incesantemente, los cambios de criterio de los asistentes y que, finalmente, cayó del lado del valenciano. Para finalizar el torneo, otro finalito en el que Mariano apretó de lo lindo, pero que terminó en tablas. En resumen, un tercio final de Torneo que supo a poco, a pesar del cual, obtuvo un más que merecido décimo puesto y una moderada (sobre todo a la vista del juego exhibido) subida de Elo.
Cesar comenzó el Torneo dubitativo, tras no haber disputado partidas oficiales desde mediados de febrero; así que, después de no concretar en la primera ronda, se embarcó en una ruleta rusa en la segunda, que no terminó bien. Tras ir recuperando el pulso a lo largo del Torneo, incluso con alguna victoria vistosa, se precipitó en la penúltima, cuando aún estaba en condiciones de apañar el resultado final. La victoria en la última no maquilla un Torneo en el que estuvo por debajo de sus posibilidades.

Mislata C
Javier y Fernando se enfrentaban con un Torneo, en apariencia asequible, al ser un sub1900. Nada más lejos de la verdad. Hordas de chavalillos (Javier estuvo jugando un sub16, durante buena parte del Torneo, para pasar a jugar, sin solución de continuidad, un Veteranos) y de gente con experiencia complicaron sus expectativas y malograron algunas posiciones que, razonablemente, parecían merecer algo más. La clasificación, aquí.
Algo de cultura
Elementos forales
Cuando uno se pasea allende la Foralidad, no es extraño encontrarse con otros ajedrecistas de aquí que también buscan partidas más allá de lo obvio. En este caso, nos encontramos con unos auténticos trotamundos, a pesar de su corta edad, los hermanos Ortín. Ambos pasearon por el B, no sólo su exhuberante sapiencia ajedrecística, sino esa enorme cordialidad que poseen. Me gustaría resaltar que, incluso en la derrota, derrochan simpatía. No conviene confiarse, no obstante, ya que, tras esas maravillosas sonrisas, Ainhoa se apuntó una subida de 42 puntos e Iñigo de 125 (!) (a costa de sus adversarios, lo que conviene no olvidar).

En resumen, una excelente experiencia: magnífico torneo, al que sólo cabe ponerle un pero, y es que el éxito en la participación, le resta la posibilidad de disfrutar de un post-morten en condiciones; pero, aparte de este detalle, todo excelente. Por no hablar de la metorología (por contraposición a la de nuestros lares) y la posibilidad de excursiones playeras, culturales y de otros esparcimientos. Prometemos volver.
...y de gastronomía: paella de bogavante (la de marisco, ya había caído)

Post-scriptum: Nuestros amigos de Ajedrez Valenciano nos han enlazado, aquí. La vida ajedrecística sigue. No dejéis de consultar, en la columna de la derecha, las transmisiones de los Torneos de Riga (donde el máximo favorito es Shirov, pero el líder, tras la cuarta ronda, es el donostiarra Iñigo Argandoña), el CECLUB de 2ª y la amplia panoplia de torneos y otras actividades de los próximos días.

No hay comentarios: