lunes, 25 de febrero de 2013

Gestión y responsabilidad

Ayer, domingo (24) estaba previsto que se disputara la primera jornada de de los Juegos Deportivos por Equipos. Las previsiones meteorológicas para el fin de semana eran bastante desalentadoras, pero el Instituto Navarro del Deporte y Juventud, responsable final de la competición, no emitió ninguna directriz al respecto.
El año pasado, en una situación similar, aunque quizás con una previsión no tan sombría, otra jornada de la misma competición tuvo que ser anulada de forma sobrevenida, cuando la mayoría de los jugadores (recuerdo que menores de 16 años) ya se encontraban en la sala de juego, muchos de ellos (y sus familias) habiéndose desplazado desde la Ribera. No voy a entrar en detalles, porque la cosa quedó bastante documentada en esta entrada del blog.
Al igual que ocurrió en aquellas ocasión, la víspera también se disputaba una jornada de la Liga Vasca y el Foro del Ajedrez Vasco estuvo caliente en cuanto a la posibilidad de que se suspendiera la ronda con carácter general, o algunos de los encuentros en particular, más por las dificultades en volver a los lugares de origen, por la noche, después de las partidas, que por llegar a disputarlas. En este caso, claro, estamos hablando de adultos y dentro del buen rollito de la competición, los diferentes equipos optaron por lo que consideraron más conveniente...así que sólo se suspendieron dos encuentros: los bilbainos de Conteneo no acudieron a Pamplona para jugar contra San Juan (aunque sí que lo hicieron los también vizcainos de Abadiño también contra San Juan, en Primera; así como los guipuzcoanos de Batalla y Easo, ante Orvina. Cuestión de ser aguerridos, supongo; pero hay que respetar la decisión de no viajar en estas circunstancias, claro: la seguridad es lo primero). Menos evidente fue la suspensión del encuentro entre dos equipos vitorianos, aunque supongo que tendrían sus razones.
Pero, volviendo al caso de los Juegos Deportivos, estamos hablando de chavales. Así que, en uso de sus atribuciones y ante el silencio de la administración, el Presidente de la FNA decidió suspender la jornada el viernes, cuando la previsión era, como he dicho, de nieve intensa; con la suficiente antelación para no provocar incidentes de última hora. Tomar esa decisión, que nunca es gratis, porque hay que pensar en cambiar el calendario, no es fácil y, además, como sucede con frecuencia, el domingo terminó siendo el día más apacible del finde y alrededores; así que es posible que la jornada pudiera haberse disputado finalmente.
Las previsiones meterológicas pueden errar y los humanos, también.
Pero, en un contexto en que muchas de nuestras autoridades tienden a eludir responsabilidades (no me voy a extender al respecto, pero seguro que cada uno podrá recordar unas cuantas, ¿no?), me gustaría destacar que lejos de esconderse en una posición fácil (si el INDyJ no toma ninguna decisión, yo tampoco), él tomó una, quizás sencilla, al priorizar lo importante: la seguridad de los chavales en vista de la previsión meteorológica. Que conste que suelo ser bastante parco a la hora de repartir reconocimientos, pero en un contexto tan desesperanzador como el que vivimos, social y económicamente, las decisiones adecuadas y el compromiso con un puesto de responsabilidad, por sencillo que pueda parecer, siempre es alentador.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego la junta directiva en su primer año se ha mostrado integradora lo cual es muy de agradecer.

Creo que poco a poco vamos avanzando hacia nuevos escenarios en donde cada vez parecen caber mas clubes. Sin duda el talante del presidente ayuda pero tambien sus medidas concretas.

Saludos!

Jose Senovilla dijo...

Creo que tomaron una decisión muy correcta y además responsable ya que los que viajan al fin y al cabo son menores y lo hacen para divertirse y no para jugarse la vida.

El año pasado no se acertó y quizá de los errores se aprende mucho, mejor así y que todo lo que sea mejorar en las decisiones hará que el deporte del ajedrez se beneficie.

Un abrazo.