Giri y Carlsen se enfrentan en la final del Chessable Masters

jueves, 11 de junio de 2020

Todo está en los libros (I)


Todo está en los libros

En esta nueva sección, cuya periodicidad no me atrevo a garantizar, tengo la intención de comentar un libro de ajedrez cada vez. Normalmente serán publicaciones recientes, pero excepcionalmente daré mis opiniones sobre libros clásicos o simplemente antiguos, como un homenaje a aquellos títulos que en algún momento me han impresionado.
El libro elegido para esta primera entrega es The Complete Chess Swindler del Gran Maestro Australiano David Smerdon publicado por la prestigiosa editorial New In Chess.


Tengo que confesar que hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con un libro de ajedrez. Los ejemplos recogidos  son originales e impactantes, me atrevería a decir que todos ellos. Los textos que los acompañan, plagados de divertidas anécdotas, son presentados con sencillez y sentido del humor, y por último el esfuerzo de Smerdon por sistematizar un tema que siempre se ha considerado fuera de las “áreas pedagógicas” demuestra un fino sentido investigador. 

Y ¿cuál es el tema del libro? Seguro que todos conocemos algún compañero del club que entra cada tarde explicándonos como han vuelto a robarle un punto completo en una partida que ya tenía “ganada”. Algunos de los protagonistas de estas historias son entrañables, pero en realidad ninguno de nosotros nos escapamos de habernos lamentado en muchas ocasiones por nuestra mala “suerte”.
Hay unas cuantas recopilaciones de errores penosos, que han echado a perder de la forma más grotesca imaginable posiciones excelentes y duramente trabajadas. En esas colecciones no faltan los campeones del mundo, lo cual siempre deja a salvo, por los siglos de los siglos,  nuestra golpeada autoestima.

Pero hasta ahora nadie se había atrevido a enfrentarse a la tarea de explicar por qué sucede esto, aparte de las clásicas concesiones a la disculpa, tales como el cansancio, la ceguera momentánea o que todos somos humanos.

Smerdon va más allá. Sostiene que, como todos por otro lado sospechábamos,  hay jugadores que tiene una verdadera habilidad para provocar los errores de sus rivales, y que esa es una habilidad que se puede estudiar y entrenar. 

Aún en el caso de que el lector no pueda aprovechar los consejos propuestos por el autor, o no esté de acuerdo con ellos, lo que será  mucho más fácil es que reflexione sobre las causas profundas de sus propios errores “no forzados”,  y logre disminuir drásticamente su frecuencia. 

Sé que ahora toca presentar una posición, y debe ser una que llame la atención, pero no quiero fastidiarles a los curiosos el placer de ir encontrando las mejores sorpresas en las páginas del libro, como me ha pasado a mí con los avances aparecidos en las páginas de la revista New in Chess. La siguiente posición es una belleza, pero verdaderas obras de arte les esperan en las páginas del libro  


Nedelkovic - Udovcic
Sarajevo - 1951
XABCDEFGHY
8-+-+-+-+(
7+N+-+-+-'
6-+-zp-+Rzp&
5mkn+Pzp-+-%
4-zpK+P+-zP$
3+-+-+r+-#
2-zP-+-+-+"
1+-+-+-+-!
xabcdefghy

Las negras están al borde de la derrota. Si el rey regresa a la tercera fila caerán sus peones de d6 y h6. Es casi el momento de abandonar, pero descubren una idea diabólica.

1...¢a4! 2.¦g8??

Las blancas amenazan mate ... y parece inevitable. Claro que es el exceso de confianza, pero jamás debe servir como excusa. Si las blancas hubieran seguido atentas podrían haber terminado la partida con un brillante mate

2.b3! ¦xb3 3.¤c5! dxc5 4.¦a6#

2...¤a3! 3.bxa3 ¦c3#

Un horrible despertar  ¡Si tan solo las blancas en vez de lamentarse se acostumbrasen a revisar los jaques!


2 comentarios:

David Martínez Peláez dijo...

Casualmente lo estoy leyendo ahora mismo, lo conseguí a través de la propia New in Chess. Me está gustando, llevo poco aún.

Complementa muy bien al, para mí magnífico, Las jugadas invisibles en ajedrez (Y. Afek 2011)

Yabenko dijo...

Genial el libro. Lo he encontrado en Amazon y la verdad es que es del tipo ajedrez para cebras o los 7 pecados, las anécdotas y posiciones son bastante entretenidas, no deja de ser otro punto de vista, de los libros “normales” de ajedrez